Mundo Linóleo
Desde Cricklewood para todo el planeta

Que gustito para mis orejas

Mientras enchufaba el cable para meter canciones en mi mp3, recordé como en una película en la que pasa por delante toda tu vida, todos los chismes reproductores de música portátiles que he tenido.

La primera vez que me puse un walkman en las orejas fue creo allá por el año 1983, fue mi cuñado Charlie quien llegó un día a casa con uno de esos artilugios maravillosos. Era un sony, eran los ochenta y la música se podía llevar ya a todas partes. Me flipaba que incluso con un cable externo se podía conectar a la cadena de música y tenía un sonido de puta madre. Yo me lo pillaba y escuchaba radio 3 que tenían un programa por las noches que repasaban lo mejor de la movida madrileña y que nombraron mejor canción del año la de Loquillo con Alaska “Ritmo de Garaje”.

Me gustaban mucho los walkmanes porque sonaba la música mejor que en mi pequeño armatoste compacto con tocata, más cercana , más intima, podías apreciar mejor cada instrumento.

Pero mi primer aparato me lo compraron mis padres aprovechando un viaje a Canarias, cuando en el archipiélago aun valían las cosas mucho mas baratas que en la península. Lo malo es que no era tan guapo como el de mi cuñado. Pero bueno, ya podía tener uno para llevar todo el día en la puta cabeza y poder dedicar mas tiempo a descubrir el rock and roll.

En los noventa se sofisticaron, ya tenían un tamaño más pequeño, la cinta de casete se daba la vuelta sola, mejor diseño, botones para aumentar los graves. Tuve muchos porque los rompía todos, no tenia suerte, o se me jodían las teclas o se jodían los auriculares (vaya lucha con ellos) o se comían las cintas de casete, sobre todo aquellas de 120, las japutas siempre se enredaban.

Una vez me acababa de comprar uno e iba tan feliz, cuando inicié una carrera para que no se me perdiera el autobús y se me soltó el puto plástico ese que llevaban detrás para enganchar al cinturón y el puto walkman salió volando justo debajo de la rueda aun en movimiento del autobús. Se hizo añicos. Me quede con cara de tolo. También me gustaba llevármelo en la bici, mientras escuchaba Metallica peladeaba con mas ímpetu.

Después como todo sabéis llegó el cede, y claro con ello los walkman de compact disc; redondotes, gordotes ( luego fueron adelgazando) pero aunque sonaban mejor, el problema era que tenías que llevar varios cedeses para ir cambiando y ocupaban más espacio que las antiguas cintas.

Y en eso llegó el MP3 y poco a poco hemos ido entrando todos por el aro. Aun tengo una caja llena de cadáveres, mis antiguos walkman de casete, mi reproductor portátil de cede, y mi primer mp3 sencillo haciéndoles compañía. Es mi cementerio tecnológico.

Como soy un vago redomado el mp3 no lo alimento mucho, con lo que al final voy oyendo siempre lo mismo. Me molaba más cuando pillaba una cinta de casete al vuelo antes de irme de casa, pese a que no tenía noise reduction en mi viejo walkman.

10 comentarios to “Que gustito para mis orejas”

  1. Que tiempos! Gracias por recordarme tdo esto, a mi tambien me hace ilusion recordarlo y me ha traido muy buenos recuerdos! Ahora cuando vamos de viaje nos enchufamos el mp3 al coche (eso si, una cancion puesta por cada uno para no pelearnos) y nos olvidamos, son mas pequeños y manejables gracias a Dios…Lo del discman era horrible, tenias que llevar un bolsillo o mochila enorme para meter el chisme! jejej
    Salu2

  2. Un beso Ana, bienvenida.

  3. yo todavía no tengo mp3 pero lo que está claro es que el discman fue un retorceso con respecto al walkman. El unico problema era el fortunón que nos gastábamos en pilas, excepto algunos hábiles que las mangaban sistemáticamente de los supermercados.

  4. Recuerdo ir a la calle Arenal al “Decomisos” a pillar algún walkman de aquellos que eran gigantes pero valian baratos…
    No suelo usar Mp3, solo cuando salgo a pasear y el que tengo es de 128 así que solo meto un disquito para el paseo.

  5. Coño “el decomisos” de la calle arenal, que fuerte ¡Allí me compré un juego de nintendo de esos pequeños de puta madre, era el fumigador de plantas a las que se le iban a comer los bichos.

  6. Recuerdo mis tiempos de la ESO cuando me llevaba a escondidas al colegio el walkman Sony que se había comprado mi padre y me llevaba 3 cintas que periódicamente eran regrabadas, siempre con recopilatorios de mis canciones favoritas de muchos grupos.

    Era todo un arte la grabación en cinta: grabar el tema, dejar unos segundos de silencio, sacar el disco, meter otro, darle al rec en la cinta, darle al play para que empezara el siguiente tema… y hacer matemáticas para que te ajustaran perfectamente los temas en las dos caras.

    Recuerdo con especial cariño dos recopilatas que le hice a un colega en dos cintas, uno de U2 y otro de Van Halen y lo orgulloso que me sentí de esos recopilatorios (para mí son mejores que cualquier oficial que pudieron sacar posteriormente jaja).

  7. yo adoro mi mp3 y lo llevo a todos los sitios y lugares. Así escucho mi música tranquilamente en cualquier lugar. Tengo las canciones que más me gustan, y es mejor que el asqueroso discman que me lo compré en junio del 2004 y se rompió… en diciembre del mismo año
    gracias por poner Deep Purple y sobre todo Black Sabbath, me ha gustado mucho, mi canción favorita es Iron Man
    gracias por visitar mi blog, va muy bien
    buf, yo en el agua solo tengo mi natación, nada más jejeje
    un abrazo

    mArCoS…!!!

  8. Jesu : Ya te digo, grabar en casete un recopilatorio era todo un arte.

  9. ostiaputa mi primer walkman era ese de la foto,me lo trajo el viejo de Yankilandia en el 81 y ni te quiero decir como partia yo la pana con mis troncos….

  10. Joder, aun recuerdo cuando les tenía que mangar el walkman a alguna de mis 2 hermanas, antes de tener yo uno propio, y luego mis fervientes deseos de tener un discman, que estoy de acuerdo que no era del todo práctico, por el tamaño, etc. Estaba bien para conectarlo a un par de altavoces de esos pequeños, y ponerlo en la habitación, en plan minicadena (parece que no, pero algunos de esos minialtavoces suenan de maravilla), pero para llevarlo por ahí era un poco incómodo, sí.

    Ahora, la verdad es que mola un huevo lo del MP3, pero como yo también soy vago hasta la médula, lo renuevo muy de cuando en cuando…

    SalU2!!!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: