Mundo Linóleo
Desde Cricklewood para todo el planeta

Abriendo puertas

Años ochenta, en Madrid la cadena de radio libre “la voz de la Experiencia” inicia su programa de los viernes, “la gran actuación”, al son de “Touch me” de los Doors. En casa de mi primo llega el primer recopilatorio de los Doors, a punto de empezar los noventa devoramos el cede embriagados al son de canciones como “The Crystal ship”.

Antes de que acabe la decada vemos la película de Oliver Stone bien provistos de hash, película de la que Ray Manzarek dice que exagera la figura de Jim Morrison hasta la nausea. Estoy de acuerdo.

Mi hermano me regala la discografía completa de los Doors en vinilo, de repente todos sus discos a la alcance de mis oídos de una tacada. En casa de mi amiga Teresa oímos “When the music is over” tirados en el suelo, borrachos, la habitación daba vueltas, el sonido se expandía, la mente se abría, las puertas de la perfección dilatadas, campos de tu cerebro abiertos de par en par.

Apocalipsis Now eleva “The End” de los Doors a los altares del celuloide, mi amigo Ernesto queda prendido de ellos tan solo al oír esta canción en el filme. Sale corriendo del cine a comprarse los discos de esos tíos que le han enganchado en la primera visita a sus neuronas.

Como un tótem cíclico vuelven una y otra vez, los tienes muy oídos, descansas, pero siempre regresan, a finales de los noventa entran otra vez con fuerza en casa al enseñárselos a mi mujer. Quedamos de nuevo enamorados, siempre atrapan, te drogan, te hipnotizan, te unes a ellos en su mar de sonidos y de ritmos sensuales.

Por fin tengo a dos miembros de los Doors delante de mí, salen despacio y sonriendo, agradecidos a nuestro calor, empieza a sonar en directo las primeras notas del teclado de Ray Manzarek y literalmente levitamos.

riders-of-the-storm-020.jpg

Ladies and gentleman from Los Angeles California: THE DOORS

2 comentarios to “Abriendo puertas”

  1. Correría el año 98 cuando mi tío (en una de mis múltiples visitas a su casa, es como un hermano para mi, porque es joven) me puso el vinilo del primer disco, The Doors y fue escuchar esos primeros acordes de Break On Through y por fin entender el concepto de que la música te envolvía a base de baquetazos, teclados y todo lo que se ponía por delante a los músicos y te transportaba a otro mundo.

    Sonaba a sudor, a alcohol, a humo de mil cigarrillos. Sonaba salvaje, sexy y sobre todo: suena como nunca jamás ha vuelto a sonar otro grupo en la historia de la música. Eran de otro planeta, sin duda.

  2. Unos años más tarde fuí a la playa donde se formaron como grupo

    https://linoleo.wordpress.com/2009/12/18/venice-beach-la/


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: