Mundo Linóleo
Desde Cricklewood para todo el planeta

Dejen salir antes de entrar

El personal esta embrutecido, recuerdo que antaño en el Metro de Madrid había un cartel bien visible que ponía “antes de entrar dejen salir”, ahora es una pegatina enana que apenas se entiende en su grafico la que nos lo indica. Pero bueno el problema no creo que sea la ausencia de un indicativo claro, el problema es que la mayoría de las personas se han convertido en trogloditas maleducados, van como los burros pa’lante en busca de sitio y no te dejan salir. Y no creo que sea exclusivo este comportamiento de la gente más joven, es común en personas de cualquier edad. Yo aprovechando mi altura salgo llevándome por delante a todos los que puedo que están inmóviles como bolos de una bolera delante de la puta puerta.

Y luego dicen que no hace falta educación, poniéndose uno nazi lo que hace falta es un campo de adiestramiento en recuperar los modales, pero lo mas primarios. Esos de dejen salir antes de entrar, sonría por favor, quitate la puta gorra de subnormal de la cabeza un rato dentro de un local, quitate las gafas de sol en un lugar cerrado para hablar conmigo, dé un buenos días al dependiente que no es un mueble más de la tienda. Por favor dejen sentarse a las embarazadas, aquí si que es vergonzoso que todo el mundo en el metro se hace los lonchas. Tira el puto papel dentro de la papelera, recoge la basura si haces botellón. Respete a los mayores, no hables con la boca llena, y no hagas ruido al masticar.

No es que me haga un viejo cascarrabias, o quizás si, es que observo que el comportamiento en general es cada vez más “aquí estoy yo y hago lo que me sale del rabo”. Se trata de un proceso general de hacerse bestias pardas perdiendo las más elementales normas de conducta urbana. Es posible que la culpa sea que se ha mentalizado al personal de que solo tiene derechos y ninguna obligación para con los demás. En Madrid este proceso de embrutecimiento colectivo no tiene parangón.

PD: perdonen ustedes los exabruptos introducidos en el texto fruto de mi considerable cabreo.

8 comentarios to “Dejen salir antes de entrar”

  1. Con las cosas que ves diariamente, parece ser que la educación ha pasado a ser un privilegio elitista al alcance de sólo unos pocos, cuando los modales y el saber estar es algo universal.

    Ayer una mujer embarazada entró en el autobús y nadie se levantó a cederle el asiento hasta que llegó al fondo y la llamé para que ocupara mi asiento (no me levanté inicialmente porque se notaba que estaba buscando sitio en los primeros asientos, porque están más bajitos). Luego me fijé en la gente, una vez de pie, y todos eran jóvenes de 14 o 15 años. Y sin poder evitarlo, dije en voz alta: “qué poca educación tiene la gente”.

  2. Coño, de repente creía que estaba leyendo el artículo de javier Marías en el EPS en vez de tu blog!

    Fuera bromas, tienes toda la razón: creo que toda esta situación es consecuencia de la deshumanización progresiva de nuestras sociedades. El liberalismo necom.com y la supuesta modernización y progreso que nos trajo el experto en vinos nos ha convertido definitivamente en un país rico y, paralelamente, ese crecimiento ha empobrecido, paradojicamente, la calidad de nuetras vidas.

    Diriase que tenemos más pasta pero estamos más de mala hostia que antes, más a la que salta.

    El problema es que está situación es jodida de corregir. Hablaba el otro día con un “ecolo” de los de verdad, es decir, que
    actua en consecuencia con sus ideas, no como otros que conozco que se llenan la boca y hacen el paripé y luego tienes unos comportamientos contradictorios de la hostia. Hablábamos del problema que implica la mejora en las condiciones económicas de un montón de familias que antes eran “realtivamente” pobres.
    Y lo mismo se podría decir de los países emergentes.
    El supuesto progreso de la humanidad implica el desarrollo de la sociedad consumista y una vida cada vez menos “humana”.

    Saludos

  3. disculpas por el “post” tan largo, casi más que el del “jefe”

  4. Cuanto más largo, más entretenido. Por mi de puta madre😀

  5. joder, yo también estoy hasta los cojones de gente así, y te juro que en mi pueblo hay muchísimos, quizá la mayoría de la población. He acabado hasta los cojones en situaciones como:
    -típica señora se pasa media hora en el estanco decidiendose entre una cosa y otra, cambiando de objeto que se quería comprar, sin saber que marca de tabaco comprar y que revista del corazón comprarse. Yo detrás con el Jueves en la mano esperando a darle los dos euros y diez céntimos, y encima, cuando le dije que sólo era eso, me contestó “te aguantas, niño, hay que ver, que poco respeto por la gente mayor” será jeta???!!!
    -típico tío que le parece bien pararse en medio de la carretera para hablar con un peatón amigo suyo, nosotros claro, le pitamos para que él de repente se pusiera a gritos con nosotros quejándose…
    así muchas situaciones que estoy hasta los cojones que pasen. La gente ya se creen los amos del mundo y con el derecho de hacer lo que les sale del rabo o de lo que sea. Ya vale, hombre
    y bueno, yo también pido perdón por el comentario tan largo, pero la verdad es que me he desahogado bien, jajajaja.

    mArCoS…!!

  6. Esta tarde escribo más ampliamente que ahora no me da tiempoi y me tengo que ir a currar, pero es lo mismo del otro día, se estan perdiendo los valores y la educación…

    Alberto: Continuará.

  7. Hay días en los que me levanto de buen humor y me da por sonreir a la gente que me voy cruzando en el Metro, en los autobuses, por dejarles pasar antes que yo por los tornos… y joder, me siento mejor persona. Recomiendo que hagamos todos este sano ejercicio de buenrollismo.

    Por contra, en otras jornadas, es inevitable mirar mal a quien te empuja porque no has salido del vagón del Metro en 0,01 segundos, quien se queja en tu espalda porque tu billete tarda más de lo normal en validarse… y tu te quieres cagar en su puta madre. De hecho, lo haces, pero no se lo dices.

    El siguiente escalón es arrasar con todo, como bien dice el autor del post, pero la realidad es que eso cansa mucho y termina por ser contraproducente.

    A ver, miren al pajarito y…. sonrían. SONRÍAN, COÑO.

    Jaja. Saludos. Bonitas reflexiones.

  8. las prisas de todo el mundo y la paciencia que se nos agota.

    hombre esta bien eso de sonreír pero puede que piensen ” o esta tonto o va fumao” la falta de costumbre de recibir una sonrisa gratis.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: