Mundo Linóleo
Desde Cricklewood para todo el planeta

Intimidación

Me ha llamado la atención que en el metro hay vigilantes jurados que llevan perros pastores alemanes con bozal. No entiendo muy bien este modo de seguridad, es obvio que se trata de intimidar, pero realmente es necesario tener bajo tierra esos pobres animales. ¿Si te cuelas te van a achuchar el perro para que te devore los tobillos?.

A mi me parece un exceso. Es más cuando los veo me viene a la memoria escenas de fotografías de los campos de concentración alemanes en la II Guerra Mundial. Los nazis con sus perros esperando la llegada de un convoy repleto de judíos. ¿Cómo pudo llegarse a semejante barbarie? Es la pregunta eterna ¿cómo aquellos alemanes, un pueblo cuna de filósofos, de las artes, de la física pudo dejar crecer una ideología tan nefasta, el mal personificado en su propio suelo?

En Iraq los mercenarios auspiciados por el gobierno norteamericano en forma de seguridad privada se han pasado tres pueblos y han cometido incidentes por doquier, incluso se ha expulsado a una empresa de estas por excesos contr la población iraqui. Que queréis que os diga, a mi todo esto me da más miedo que sensación de seguridad.

Uso el metro a diario, la verdad que para una ciudad como esta donde vivo me parece el mejor medio de transporte. Sé que hay carteristas, gente pidiendo, alguna vez niñatos borrachos, o algún friki loco en el vagón, aun así me gusta. Seguro que los currantes vigilantes hacen mucho bien en pos de nuestra seguridad, pero lo de llevar perros con bozal me gustaría que alguien me explicara si sirve de algo en la lucha contra grafiteros y ladrones.

En fin , espero que no se me malinterprete, no quiero decir con todo esto que las empresas de seguridad privadas en el mundo sean unos nazis, ni mucho menos, tan solo mi imaginación enlazó la visión de un perro con bozal con otras a lo largo de la historia y me puse a pensar en voz alta.

3 comentarios to “Intimidación”

  1. Lo que pasó en Alemania, cuna de la cultura, estaba claro: paro, hambre y ganas de sobrevivir… tantas que cometieron las mayores atrocidades que el hombre, por desgracia, ha conocido.

  2. Todo eso y las condiciones del tratado de Versalles que estrangulaban a Alemania a ojos de los propios alemanes, puede llegar a entender que los alemanes vieran en Hitler el hombre que necesitaban, de hecho se armó y creció la estabilidad y el empleo, pero eso no justifica ese lado demoníaco del nazismo, capaz de hacer desaparecer a toda una raza por un ideal enloquecido.

  3. Unos perros así, la verdad es que sí, que acojonan lo suyo y parece una medida desproporcionada.

    Sólo le veo justificación en que -se supone- esos perros son capaces también de olfatear algo tan peligroso como son los explosivos (Dios quiera que nunca ocurra nada). Más allá de eso no le veo justificación ninguna al uso de perros.

    De todas formas, a priori me parece a mi también una medida desmesurada. Cuanto más armado está un país (o una persona), más pone en evidencia (como muy bien dejabas caer) su debilidad. Al mismo tiempo que se produce (consciente o inconscientemente en la mente del ciudadano) una especie de miedo coercitivo con una importante sensación de mal rollo. Las cosas como son.

    El tema de los aeropuertos merece ya un post a parte, la verdad.

  4. Yo no lo veo escesivamente desproporcionado con la que ha caido en la capital, si no abusan de esa autoridad que a veces se toman los seguratas incluso me parece tranquilizador, pero claro yo no tomo el metro a diario.

    Alberto.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: