Mundo Linóleo
Desde Cricklewood para todo el planeta

Cualquier tiempo pasado fue mejor

Uno tiene la sensación muchas veces viendo una película, un documental o un concierto antiguo que ha nacido en la década equivocada. A los que nos gusta la música rock, tal y como esta el panorama actual, siempre nos hubiera gustado vivir la prodigiosa década de los sesenta o los setenta. Incluso no me hubiera importado ver como surgía el rock and roll en los años 50. La generación que ganó la guerra mundial (como bien dice Pete Townsed en una entrevista que he leído hoy mismo) pensaba que ya había hecho todo después de pasar la guerra mundial y que la gente tenia que ser como ellos, los chavales que venían detrás no podía igualarles en eso, pero crearon el rock como modo de expresión generacional que tenía una voz y aspiraciones distintas a las de su anterior época.

Hace poco vi otra vez la película Rebeldes del Swing en la que jóvenes amantes del jazz-negro norteamericano desafiaban a los nazis a ritmo de baile frenético y flequillo largo, tenían mucho merito sabiendo como se las gastaba el régimen de Adolf Hitler.Te entran ganas de desafiar cualquier ideología totalitaria a ritmo de golpe de cadera subido al sofá de tu salón.

Un día en casa viendo Quadrophenia con los amigos, observando como esta recreado ese ambiente juvenil de principios de los sesenta, mis amigos y yo decíamos que noshubiera molado vivirlo in situ. Estar en Londres en la era pop, pudiendo ir a ver a Jimi Hendrix a un club del Soho, o contemplar en el Marquee a los Stones o a los Who, no tiene parangón.

También me hubiera gustado ser de Delta House y bailar el Loui Loui con una cerveza en la mano en plan fiesta toga en al año 1962. Mientras contemplo Woodstock o la película Raimbow Bridge me tiro de los pelos por no haber estado allí en ese momento en ese preciso instante. Hubiera dado un brazo por asistir a un concierto de los Doors en el mítico Hollywood Bowl de los Ángeles, o estar en Nueva York esperando para entrar a ver a los Zeppelín al Madison Square Garden. También me duele horrores no haber estado nunca en el CBGB a finales de la década de los setenta. Más que aquel concierto que no pude ir es aquel momento que no pude vivir en mis propias carnes.

Pensaba estos días cual había sido el concierto del que me había quedado rabiando no haber podido ir y la verdad es que era difícil porque no recordaba ninguno que deseara tanto y me quedara sin entradas o algo así. Pero luego haciendo memoria si que me salían alguno de ellos. Primero pensé que había sido un gilipollas por no ir a algún concierto de los Ramones en los ochenta y noventa, pues vinieron millones de veces a Madrid y no fui ninguna vez, tan solo los vi teloneando a u2 en el Calderón y ahora pienso que menos mal que por lo menos tuve la ocasión de verlos una vez. Me quedé también con las ganas de ver a los Pixies que me gustan mucho y también a principios de los noventa vinieron a Madrid en alguna ocasión. Quizás el motivo es que entonces siendo estudiante no tenía tanto dinero para conciertos y el que tenía era para salir de marcha los findes principalmente.

26c.jpg

Me dio bastante rabia perderme el concierto que celebró u2 en Barcelona en la gira del 2001. Era el único en España, era la época que en Madrid no había ningún pabellón a adecuado para meter el escenario que traían y solo fueron a Montjuit. Estaba esperando una señal en la prensa o en carteles que anunciara el comienzo de la venta de entradas, no tenía aun internet y no estaba tan al día como lo estamos ahora gracias a este medio. Resulta que las entradas salieron un día que yo no me enteré y tardaron solo cuatro horas en venderse todas, cuando iba en el metro y leí lo que había ocurrido en el periódico, se me quedó cara de gilipollas, me iba a perder ese concierto y por aquel entonces era mucho más fan de u2 de los que lo soy ahora.

El ultimo concierto del que me he arrepentido no haber asistido ha sido el de Roy Loney (ex Flamin groovie) en el Gruta 77, por pereza y frío no me decidí a ir y luego leí que había sido cojonudo, lo bueno es que va a volver y así resarciré mi error. Pero el que más me ha jodido no ver fue el que tenían que haber dado los Rolling Stones el año 2006 y que Keith Richards fastidió subiéndose a un cocotero, luego los vimos este verano pero el mal rollo de la anterior suspensión todavía flotaba en el ambiente.

5 comentarios to “Cualquier tiempo pasado fue mejor”

  1. Sí, hay muchos acontecimientos culturales-musicales-cinematográficos que a uno le hubiera encantado vivir en primera persona perteneciendo a otra generación. A mi me hubiera por ejemplo encantado (y el otro día iban precisamente hablando de ello en la radio) estar de figurante en alguna película de Hitchcock o Billy Wilder y poder así ver cómo dirigían y estar cerca de ellos y de paso de grandes actores como Gary Cooper, Cary Grant, Jack Lemmon, Audrey Hepburn o Shirley MacLayne…

    Otra de mis grandes frustraciones es no haber podido estar en algún club de Nueva York, Londres o París escuchando a Nina Simone, por la que tengo especial debilidad.

    Tengo como tú (y aunque suene raro) una especie de nostálgia por tiempos que nunca viví.

  2. Tu post me ha traído una de las mejores canciones que se han escrito sobre la vuelta al pasado. Una maravilla de 10′ de Van Morrison que se llama “Take me back” y que desde aquí recomiendo.

    Lino, llevas una ristra de mensajes seguidos nostálgicos contagiosos joder. Viva el presente y futuro de los treintañeros de hoy!

  3. Coincido plenamente contigo en todo lo referente a la epoca que nos hubiera gustado vivir, pero…

    ¿Es posible que viviendo en esa epoca no hubieras preferido otra anterior? a lo que me refiero es que a siempre queremos lo que no tenemos, ahora piensas que hubieras querido vivir en los 60-70, pero a lo mejor en aquellos años hubieras preferido el jazz de los 50, las grandiosas big bands o el rock más primitivo.

    Respecto a lo de los conciertos a los que no he asistido y me hubiera gustado ir son tantos que prefiero no enumerar porque no habria sitio.

    Alberto: Espero que podamos asistir a más de uno juntos ahora que vivo en la capi.

  4. Mi gran frustración: no haber nacido décadas antes para haber estado en Woodstock y en toda la movida hippi. Siempre me ha parecido un movimiento social maravilloso, y para colmo. rodeado con la mejor música: The Doors, Beatles, Rolling Stones, Hendrix, The Who, Led Zeppelin… bua, lo que hubiera dado.

  5. Recuerdo con triste amargura la noche en la que el grupo que por aquel entonces presidía mi pequeño altar, al que deseaba ver desde el momento en el que puse su primer lp en el plato, empezaba su concierto en Coruña, mientras hacía dedo mirando la hora a la salida de mi pueblo con el dinero justo para la entrada y una cerveza en el bolsillo (1500 pts.), deseándole el peor de los futuros al colega con coche que en el ultimísimo momento me había dejado tirado, pasando frio y recibiendo resignado la visita de unos puteones guardias civiles..al final aburrido de esperar y sin tiempo para llegar marché para casa. Me había quedado sin ver a los Lyres. Me he perdido un montón de conciertos de grandes y pequeños, pero aquel era especial. Aún tengo en la pared del salón el cartel del concierto…y sigo a tratamiento.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: