Mundo Linóleo
Desde Cricklewood para todo el planeta

Recolectando recuerdos

Otras veces me he referido ya a la importancia de que cuando viajas has de mirarlo todo con los ojos de un niño, sin prejuicios, sin necesidad de comparar todo con tu realidad cotidiana. Como me contestó en su blog nuestro amigo y maestro viajero Juliobcn: “los pequeños detalles son los que velen”.

Quizás sean parte de estos pequeños detalles aquellos momentos en los que uno se sale de lo predecible, de la visita obligada y se fija en aquello que no pone en las guías de viaje y que todo el mundo conoce de memoria aunque no haya estado nunca allí. Es verdad que no hay mayor combustible para el recuerdo que nuestras propias experiencias, pero muchas veces necesitamos de pruebas que nos ayuden a construir nuestro pasado. Por eso creo que nos gusta hacer fotos en los viajes, para atrapar ese instante vivido y que nunca más volverá. Incluso nos pasa que en aquellos recuerdos más lejanos, que recordamos a base de fotos antiguas, en los álbumes de los padres por ejemplo, nos es difícil separar la película de los hechos que se recrea en las fotografías de lo que pasó de verdad en realidad.

tabaco-10-cigarros002.jpg ddr001.jpg entrada004.jpg

Una de estas pequeñas ayudas para retener recuerdos me lo proporciona recolectar pequeñas cosas durante un viaje. De este modo, me gusta quedarme con el billete de metro, con la entrada del museo, con un periódico de la ciudad, con algo que esta colgado de una cabina de teléfono, la factura de un restaurante, o incluso un paquete de cigarrillos acabado. Con el paso del tiempo todos estas pequeñeces se acumulan una carpeta mal ordenada, pero siempre cuando uno las vuelve a ver, rememora de cada sitio visitado, el momento justo en el que se hizo con ellas. Aunque hayan pasado un montón de años, uno saborea aquella cena otra vez, recrea la exposición que vio o simplemente recuerda aquel bar feo en el que uno entró y se guardó en el bolsillo de la chaqueta una caja de cerillas. Y lo mejor de todo es que siempre las volvemos a mirar con una sonrisa en la boca.

ticket.jpg

11 comentarios to “Recolectando recuerdos”

  1. Pienso que es algo necesario. Al menos no conozco a mucha gente que diga eso de ‘no me gustan las fotos, prefiero recordar las cosas tal y como las recuerdo’ (creo que es una frase que decía el protagonista de El maquinista).

    Para mí, éstos son los verdaderos souvenirs.

    Un saludo.

  2. Gracias por el guiño ;-D Me halagas a la vez que ruborizas.

    No me gustaba hacer fotos…con esta frase tan contundente, empiezo mi breve speech.

    No me arrepiento de no haber retratado mi pasado, era lo que deseaba hacer en ese momento, pero os engañaría si no os digo que a veces me hubiera gustado teber un recuerdo en forma de fotografía.
    La memoria humana es frágil y necesita de ayudas externas para reiniciar el disco duro de los recuerdos…Precisamente, tengo pensado abrir un tema relacionado en mi blog. A falta de la máquina del tiempo o cabina teletransportadora todavía sin inventar, nos tenemos que apañar con inventos de “estar por casa”, olores, canciones, fotos, libros, sueños y souvenirs, que ejecutan bien su cometido…”a falta de pán, buenas son tortas”…Tengo las casa llena de máscaras, estatuas, litografías, recuerdos, etc…. .pero si he de quedarme con algo…me quedo con los olores, además de la fotografía.
    Tengo colgado en el pasillo una Koteka auténtica…funda peneal (especie de calabaza de formas alargadas, vaciada y ahumada en la hoguera), que utilizan los indígenas de Papua…pues bien, de vez en cuando, al pasar por allí me paro unos segundos, la cojo y me lal levo a la nariz…he dicho la nariz,…y cerrando los ojos huelo su interior teletransportándome a esos lares de forma inmediata…Diana dice que estoy chalao, pero ella lo hace también, que yo lo he visto jajajaja

    PD: No quiero bromas al respecto. OK?😀

  3. La verdad es que es difícil no hacer bromas al respecto imaginándote en el pasillo de casa con la nariz metida en ese artefacto
    🙂
    Pero es verdad los olores es algo que uno recuerda siempre, ya debatimos juntos sobre esto en un post que puse aquí llamado “paseando con mi nariz”.

    Pues para no gustarte hacer fotos en tu blog sacas una fotos alucinantes, imagino que muchas de ella son hechas por ti.

    Mi amigo Manolo trajo de Etiopía un pequeño cacharro en el que las tribus calentaban la leche y la comida y huele macho tremendamente fuerte, huele a África, un olor que nunca antes había experimentado y que me dejó impresionado.

    Un abrazo Juliobcn.

  4. Mr. linóleo dijo:
    “…Pues para no gustarte hacer fotos en tu blog sacas una fotos alucinantes, imagino que muchas de ella son hechas por ti.”

    El 90% son hechas por mi, el 8% por Diana y el 2% por alguien que estuvo conmigo en ese momento.Y es que el blog, no tendría sentido si colgara imágenes de otro, pues son sensaciones personales.
    Respecto a no gustarme hacer fotos, forma parte del pasado. Cuando la juventud me advertía del poco pasado vivido y del mucho futuro por venir. Ahora el mundo mágico de la fotografía me ha atrapado para el resto de mis días, es esencialmente bello.

    Tu blog, es una muy buena vía para viajar al pasado. Lino, eres una Canon EOS 1D con una lente excepcional, y cuando te leo me hago unas fotos retrospectivas de la hostia!!! Gracias.

  5. Muchas gracias Juliobc, me mola ser una cámara de fotos🙂

    aquí estamos confraternizando un barcelonés y un madrileño para disgusto de algunos de nuestros políticos.

  6. Da gusto leeros a los dos. Grandes apasionados de capturar el alma de cada instante.

    Me he acordado de esta noticia que leí el otro día:

    http://www.elpais.com/articulo/Pantallas/foto/diaria/contar/vida/mundo/elpepirtv/20080228elpepirtv_7/Tes

    P.D.: muy cierto también lo de los olores.

  7. ´Dónde está el graffiti de Samuel Beckett de la primera foto Lino?

  8. Esta en Londres, en Portobelo.

  9. Con decirte que yo guardo hasta las entradas de cine de todas las películas que voy a ver…

  10. Si Jesu creo que cuando hablamos de cine ya me lo dijiste una vez. que guay.

  11. Sí, es cierto, tengo la memoria fatal🙂

    En cuanto a los viajes, suelo guardar billetes de tren y metro, mapas y planos, folletos y hasta tickets de compra de cosillas curiosas que haya adquirido en el viaje.

    Por no hablar de las miles de fotos, claro (sigo pensando que las cámaras de toda la vida tienen más magia que las digitales):


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: