Mundo Linóleo
Desde Cricklewood para todo el planeta

Arte callejero

Difícil debate el del arte callejero. Embadurnar de firmas las calles sin respeto por la propiedad privada o pública y sin ninguna calidad artística parece simplemente vandalismo. Ahora bien, aprovechar espacios, de manera ilegal, para desarrollar la creatividad, tiene su punto de vanguardia, de irreverencia para utilizar un lugar alejado del mercado del arte y del elitismo para la libre expresión personal. ¿Hasta que punto existe una delgada línea roja entre lo que se considera arte y lo que no? Hoy en día hay grafiteros cubriendo las paredes de la Tate Modern de Londres, Keith Haring lo era y Basquiat también. Quizás cuando llegan estas obras a las paredes de un museo pierden su sentido primigenio. Es como el dadaísmo que ha terminado en las pinacotecas cuando precisamente lo que quería es acabar con ellas.

Puede que la edad marque etapas, en mi adolescencia he pinturrejeado sillas del bus con rotulador poniendo mi nombre, como los chavales que ahora contemplo con asombro al firmar en las paredes de un comercio. Entiendo que es una manera de darte a conocer, de dar salida a tu ego, de decir no soy uno más de la maraña, tengo personalidad, soy diferente y además quiero que todo el mundo lo sepa. Lo malo es que no haces más que ser parte de una tendencia más, de un grupo, de una banda. Eres presa de tu tiempo y quizás de una moda. Como en todo la idea original es la que vale, los demás solo copiamos.

Mientras andaba por el barrio de Lavapies, encontré una pared, un muro en el que alguien había creado su propia galería, sin ganancias, sin pagar entrada, tan solo es la necesidad de dar a conocer que eres creativo y capaz de producir una obra de arte, de tener una idea original, distinta y ofrecérsela a la gente. Es posible que ya se haya hecho antes pero a mi me pareció cojonudo. Una base de color gris, encima unas fotografías en blanco y negro expuestas para todos, de la nada había surgido lo interesante. Además como dice mi amigo Sergio, queda cojonudo de salvapantallas.

Anuncios

4 comentarios to “Arte callejero”

  1. Me encanta cuando se improvisan exposiciones de cuadros o fotografía en solares de calles céntricas como comentas. Lo último que ví fue por Chueca en un Colegio de Arquitectos o de Ingenieros, no recuerdo. Al parecer, van a cambiar el uso del edificio y había una serie de paneles que han sido graffiteados de una forma cojonuda. No recuerdo exactamente donde era, pero era genial. El arte está en el aire

  2. La madurez me dice que pintar las paredes públicas sin autorización es una auténtica aberración y un delito leve, mi pasado me advierte que no pensaba de esta forma años atrás. Si, he pintado bastantes paredes de bcn que han quedado en el olvido. Momentos inolvidables. Para mi eran una auténtica obra de arte, una aventura y una prueba de fuego…otros no pensaban lo mismo, sobre todo quien dio la orden de limpiarlo. Y es que si te dejan pintar o crear sobre una superficie creada para tal fin, pierde todo el encanto innato. Lo prohibido, lo que no se debe hacer, el Arte en el sitio equivocado o no correcto, es la esencia que yo entiendo como arte callejero…lo demás es sucedáneo.

  3. A ver que os parece esto:

  4. me PARECE PRECIOSO EL TRAILER Y HACER PROTAGONISTA DEL ARTE A LOS VECINOS Y APROVECHAR ESAS HORRENDAS PAREDES ASÍ, UNA IDEA PERFECTA.

    bravo POR ÉL Y POR LA FUGACIDAD.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: