Mundo Linóleo
Desde Cricklewood para todo el planeta

El paseo

En mi nueva vida alejada del ajetreo de la gran ciudad he podido sacar tiempo para poder disfrutar del placer de caminar más de una hora al día. Ya sea por la mañana o por la tarde, todos los días de la semana me pego una vuelta por el campo la mar de agradable. Aprovechando que aun no han llegado las nieves y que tenemos días soleados, aunque ya se nota el biruji bastante, no falto a mí cita con el camino. Es más cuando por circunstancias no puedo hacer mi paseo, me siento extraño, me falta algo. Suelo descansar algún sábado, pero porque el fin de semana nos apetece descubrir los alrededores, entonces cambio las zapatillas por las ruedas y tiramos millas.

 

 

El ritual es siempre el mismo, me preparo una pequeña bandolera con una botella de agua, el walkman, los documentos por si acaso, el móvil y a veces la cámara por si surge alguna instantánea chula y alehop, a pasear. Puede parecer exagerado llevar tanto lastre pero yo me siento más seguro.

 

 

El camino no es que sea un alarde de vegetación, montañas rocosas y fauna salvaje. Pero estos campos tienen también mucho encanto, el paisaje de Dalton es como La Mancha en España, plano. Paseo alrededor de campos de trigo y maíz, veo alguna culebra, pájaros que parecen los protagonistas de la película de Hitchcock, saltamontes que escapan de mis píes, caballos, vacas pastando, también hay conejos silvestres y al llegar a la zona de árboles, ya de vuelta a casa me miran las ardillas al pasar. Todo esto acompañado de buen rock and roll en mis auriculares, a veces me siento como Forrest Gump cuando le dio por correr sin parar y atravesaba por diferentes paisajes de los Estados Unidos. Otras veces al llegar a un cruce polvoriento, me acuerdo de Robert Jonhson que dicen vendió su alma al diablo para conseguir ser mejor que nadie tocando la guitarra.

 

 

 

Cuando esta un poco nublado me da el canguelo, porque aquí en Nebraska el tiempo cambia dos veces en un día, ellos dicen que “si no te gusta el tiempo, espera un rato que seguro cambia”. Y las tormentas aquí son espectaculares, y si me pilla una por ahí, madre mía, con esos rayos y truenos dignos del Conde Draco. Me enteré que si caen rayos y te pilla en el campo lo mejor es echarse al suelo. En fin que no sé que pasará con mi caminata cuando empeore el tiempo, de momento voy aprovechar que hoy hace bueno y me las piro a dar un wimpi, que ya esta bien de dejarme la vista pegado al ordenador.

Anuncios

12 comentarios to “El paseo”

  1. Pues por un momento parece que uno esté caminando por aquellos lugares al leer tu post. Mil gracias de nuevo por dejar todas esas sensaciones escritas en este gran BLOG José.

    P.D.: también hay que tener muchísimo cuidado (seguro que ya lo sabes, claro) de no ir con walkman o mp3 con tormenta. Hace años un chico de mi barrio venía de la piscina con él (con el walkman, me refiero) mientras caía una de esas tormentas de verano espectaculares y un rayo lo mató.

  2. Madre mía con lo de los auriculares, pues lo tendré en cuenta.

    Muchas gracias por participar y enriquecer el blog 🙂

  3. A tí por mantenerlo en activo de la manera en la que lo haces 🙂

    Y sí claro, lo de los auriculares y la tormenta. Ten en cuenta que todo lo que tenga electricidad atrae al rayo. Y más si uno está en campo abierto.

  4. Para uno de los grandes promotres de Kutrepartys !

  5. Joder esa carretera si fin da un poco de acojone…

    ¿Walkman?

    Un abrazo amigo americano.

    P.D: Me acordé muchisimo de ti hace un par de semana que anduve con la novia dando un paseo por la parte antigua de Cáceres.

  6. Pasear (y con banda sonora de fondo), es lo más parecido a sentarse en un banco a contemplar, pero 3D. Puedes ir “palante” o “patrás”, pararte o girar 360º :DDD
    Mola.

  7. De documentos solo lleva el carnet de conducir, guarda el visado y el pasaporte en lugar seguro (a mi se me mojo el papel rosa una vez, y que lio luego para renovarlo..)

    La verdad que el cielo de Nebraska impresiona. Hay un libro titulado, Nebraska, under a big red sky y tiene fotos espectaculares.

    Me encanta, es como un peli, carretera abierta, de dos direcciones, un sedan americano y no tener ganas de volver…

    Saludos desde el Golfo.

  8. Ostia, entonces es real… digo lo de Robert Jonhson. En la peli O’Brother de los Coen, los presos recogen en un cruce a un negro con unn guitarra y cuenta eso, que ha vendido su alma al diablo.

    Un saludo

  9. Hola Lino!!!!

    Muy buena la referencia a Robert Johnson y al cruce de caminos, jajaja. Precisamente el otro día salió un artículo muy guapo en El País sobre Robert Johnson. La verdad es que me encanta la historia (y la música, claro) de ese tío, bueno, y del blues en general. Ahí va el link del artículo, por si no lo has visto:

    http://www.elpais.com/articulo/panorama/guitarra/afino/diablo/elpepusocdgm/20081019elpdmgpan_8/Tes

    SalU2

  10. He seguido tu consejo ZZ y he guardado a buen recaudo la visa.

    Ya vi que fuiste a Cáceres Fat, os sigo las andanzas en el blog de ella, suerte amigo ¡¡

    Si si, Opositor, lo de O’ Brother se refiere a esa leyenda de Robert J.

    Coño Manubond, no sabía que te gustara tanto el blues. Moola.

  11. HOLA!
    Bueno bueno buenooooo
    Ya estoy en Nebraska!!!! Así que ya podremos compartir paseos!!! Madre mía qué lugar, éste.
    Te mando un saludo y te felicito por tu blog.
    SALUD!!!!!!
    P.D.: Una Budweiser?

  12. Según leía me acordaba de Cary Grant en Con la muerte en los talones

    Cuidado si ves una avioneta 😉

    Un abrazo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: