Mundo Linóleo
Desde Cricklewood para todo el planeta

El tren

Hoy os voy a hablar de un amigo inesperado. Antes de llegar aquí ni siquiera nos imaginábamos que iba a ser protagonista de nuestra estancia en Dalton.

 

100_0645

 

Señores y señoras os presento el tren, y no un tren cualquiera, no un cercanías o un Ave, es un pedazo de tren de mercancías de varias millas de longitud que nos viene a visitar varias veces durante el día. ¿Os acordáis de la película Seven donde vivia el Brad Pit con la novia, o de la habitación de los Blues Brothers en Chicago? pues parecido.

 

100_0912

 

 

Pasa la vía del tren a escasos cien metros de nuestra casa, y lo que es peor un paso a nivel un poco más allá, total que cada vez que viene este pedazo de monstruo, no solo lo sentimos porque se mueve la casa un poco, sino que su bocina brama a 110 decibelios para avisar de que llega y que nadie se tire a la vía, y suena por cuatro veces, si cuatro que lo he contado. Y la verdad es que es la hostia, un amigo mío me decía “ese tren os va a arruinar los nervios”. Aunque la verdad es que ya nos hemos acostumbrado, en serio ya hasta me gusta y todo. Aunque sin exagerar, yo duermo con tapones, mi mujer no, pero es que yo tengo el sueño ligero. Por la noche pasa menos, pero pasar pasa.

 

No os perdáis este vídeo que grabé:

 

En Internet hay paginas de gente que esta hasta la punta del ñacle del tren y otros que son defensores a muerte, por su romanticismo o porque crecieron con él muy cerca y les recuerda a su infancia, como a Johnny Cash. Los trenes de Union Pacific llevan a través de América todo tipo de mercancías, pasan por poblaciones de todos los estados y en muchas de ellas la gente se une pare pedir Quiet Zone.

  

 

trainhornb

 

Aunque de verdad os digo que pese a ello nos gusta la casita, y salvo cuando te pilla desprevenido que te mete un susto del cagarse, se puede vivir tranquilo en el pueblo, ya lo creo que si.

 

 

21 comentarios to “El tren”

  1. “Con estos ruidos Kraftwerk te saca un temazo!!”
    JAJAJAJAJAAAAAAAA QUE BUENO!!
    Jose, me parece increíble que os hayáis acostumbrado, es loable la capacidad adaptativa del ser humano que puede aguantar semejante estruendo y dormir con él.
    Pero a la vez me encanta que el espíritu romántico hacia los trenes te haga verlos con buenos ojos. A mí me recuerda al libro “USA” de John Dos Passos, que es una maravilla, un testigo de los años 20 en EEUU que recomiendo encarecidamente.
    Ese vídeo es impresionante, no me cansaré de decirlo, y ya está en mis favoritos de youTube por derecho propio.
    Por cierto, eres un cachondo!

  2. Gracias Alex, la verdad es que hay muchas partes del día que se puede llevar, bueno ya lo comprobaras tu mismo mañana, jeje.

    Tomo nota del libro.

  3. Joder Lino, estás de un creativo :DDD
    Imagen americana al cien por cien.
    A mi me gustan los trenes por el día, “quicir”, que yo me despierto con el volar de un mosquito y recuerdo una inolvidable “mala” experiencia en casa de un amigo en Cunit, cerca de Sitges. Toda la puta noche pasando el tren de la muerte ….para olvidar, supongo que es acostumbrarse. Sin embargo, tengo recuerdos inolvidables de mis viajes al pueblo “Córdoba”, pero sobre todo de la India o Italia. Un amigo acaba de hacer el transiberiano y cuenta que es una experiencia sobrecogedora ….y que decir del tren de la bruja :DDDD

    Abrazos

  4. Joder, es interminable macho. ¡Parece de coña cuando ves aparecer un vagón y otro luego, y otro!

    Un abrazo, Dalton Brother

  5. Puta contaminación acústica, y encima vete a vivir al campo para tener casi más ruido del que tenías en la ciudad.
    En mi caso, es casi cierto, aunque sólo parcialmente.
    He escapado de la vecina que veía todas las noches telebasura a todo trapo hasta las tantas y de las nenas de enfrente y sus frecuentes y animadas fiestas (si por lo menos me hubieran invitado, más de una vez estuve tentado…).
    Donde vivo ahora, no hay tren. Son principalmente los coches y motos los que me envenenan el oido. Nos han puesto un stop en la puerta de casa y oyes con frecuencia los motores frenar y sobre todo arrancar. Las peores, sorprendentemente, son las viejas. No sé si por falta de seguridad o por que quieren evocar a Alonsito, lo cierto es que apuran la primera marcha hasta limites insospechados (un día alguna va a gripar) con el consiguiente aumnto de decibelios.

    Coches y artilugios motorizados: una autentica plaga que nos invade lentamente, sin que nos demos casi cuenta, y que nos contaminan la respiración y los oidos

  6. Gracias Opositor por visitarme por aquí, la verdad es que si que son interminables, me dijo un amigo que trabajó en Renault que a ellos no les dejaban poner más de 21 vagones por seguridad, estos tienen muchos mas creo que se pasan un pelo.

  7. Julio en eso coincidimos, nos despertamos con una mosca, no sé ni como aguanto, lo dicho el ser humano se adapta, seguro que tú en tus viajes te has adaptado a noches insospechadas.

    Un abrazo

  8. Abuelako es el precio que hay que pagar por el progreso, jaja.. Aunque me da la impresión que se piensa poco en las personas.

    Vaya con las viejas francesas apurando la marcha las cabronas, ves aquí ese problema no hay porque como los coches no tiene marchas.

    Aunque en Madrid el autobús de la EMT o el camión de la basura eran peores que este tren, ya lo creo.

  9. “en Madrid el autobús de la EMT o el camión de la basura eran peores que este tren, ya lo creo”, juos juos!!!
    Creo que tienes razón!!!
    Yo casi prefiero tu tren al camión de descarga del supermercado que había debajo del piso en Vicálvaro, a las 5 y pico de la mañana ya no había forma de volver a dormir.

  10. ¿Pero esto es un montaje o es así? 😀

    Es increíble, no se acaba nunca.

    Yo soy fan absoluto de los trenes, eso sí, para ir dentro, no para oirlos desde fuera!

    Muy chulo el vídeo, americano 100%, y tus comentarios geniales….

  11. Es así , no hay truco 🙂

    Gracias Rathgar por visitarme.

  12. Ya te digo Alex, ya te digo.

    Qué ganas ya de veros asomar hoy por Dalton.

    Salu2.

  13. por aqui tambien son asi de largos, pero por fortuna para nosotros no tenemos ninguna via tan cerca de casa, aunque si es cierto que se oyen por toda la ciudad.

  14. Recorriendo esos maravillosos paisajes hubo ratos de autopisa en los que ibas al lado de alguno de ellos y era como una serpiente interminable de mil colores en el desierto. Al menos nos queda el consuelo de que muchas de aquellas máquinas eran TALGO.

  15. Jajajaja…muy bueno sí el comentario de Kraftwerk!!

    Por cierto ya me habías comentado el tema del tren cerquita de casa, pero faltaba documentarlo mejor con estas fotos y sobre todo ese peazo de vídeo. Muchas gracias de nuevo por ello!!

    Joe…por cierto, más largo que un día sin pan el condenao…eh!…jajaja

    Abrazos!

  16. ..hola José, cuando leia lo de “varias millas” pensaba ¡este es un exagerado! jaja, pero visualizando el video…¡¡la madre que me parió!! ahora entiendo que siempre los malos en las pelís de polís americanas se arriesgan a cruzar delante del tren,por que si lo conseguen los maderos tienen que esperar hasta Nochevieja jaja

    ..por lo que leo que os encontrais muy bien y que sois un autentico par de camaleones humanos, ya que os veo super adaptados,lo cual es estupendo.

    ..el domingo voy ir a ver a Bob Log III ¿TE SUENA? ME IMAGINO QUE SI,AUTENTICO BLUES ALIENIGENA JAJA

    ..un abrazo muy fuerte!!

  17. En espera de tus impresiones sobre el THANKSGIVING y el BLACK-FRIDAY, me entretengo mirando los vagones de ese interminable tren. A mí la grabación, a parte de asombro, me ha sugerido la grandeza de un pueblo repleto de recursos bien explotados. Por algo están en el lugar en el que están, pese a quien pese, a pesar de las crisis y los interesados conflictos bélicos que monitorea la Casa Blanca. América es grande, en ‘casi’ todos los sentidos.

  18. Ja ja ja. Está claro, que el tamaño sí importa. Y los comentarios en off también valen lo suyo.

    Al ruido del tren te puedes acostumbrar, pero lo los pitidos lo veo más complicado

    Me he acordado de esta película (min 1.20 aprox)

    http://es.youtube.com/watch?v=QHB_dzJOk4U

  19. “Al ruido del tren te puedes acostumbrar, pero lo los pitidos lo veo más complicado” que razón tienes Tacitus 🙂

    Un saludo también para rictus, estoy intentando digerir el puente para ver que saco de la chistera del thanksgiving.

  20. sí, sí, yo también estoy empachado…
    demasiada ‘carnaza’ ;D

  21. Joer, yo no se si me acostumbraria a esos bocinazos!!
    Recuerdo en nuestro road trip (pero no recuerdo exactamente donde, creo que en Texas) ibamos a dormir en un motel, cogimos una salida con tan mala suerte que se bajaron las barreras delante de nuestras narices…!! nunca jamas vi un tren tan largo en toda mi vida! Ademas, primero fue marcha adelante y luego marcha atras. Total de la operación: unos 10 minutos y no exagero!!
    Y eso de que vibre la casa no debe molar nada jaja. Un saludo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: