Mundo Linóleo
Desde Cricklewood para todo el planeta

Venice Beach, LA

Nuestro último destino era la playa de Venice Beach, en Los Ángeles. Amanece un día Californiano, con calor y una luz increíble. Se nota que nos acercamos a esa mastodontica ciudad porque el trafico se intensifica, pese a que hay un montón de carriles y de coches, me parece más difícil circular por la M-30 o M-40 en Madrid que por aquí, estos son unos santos comparado con lo agresivo que se conduce en España.

Milagroso navegador que nos lleva a la puerta del Hotel, ya hemos llegado. Saco mi cámara para hacer mi primera foto con las típicas palmeras altas y finas que todos tenemos en nuestra memoria fotográfica al pensar en las calles de Los Ángeles.

Como bien explica el maestro Mariano Lozano en su blog (haz click en este enlace), esta es una ciudad fea en su conjunto, aunque tiene sus detalles. Entre punto y punto de la urbe uno pasa por zonas sucias y de aspecto destartalado. Atravesamos Inglewood, cuyo nombre nos retrotrae hasta la película de Pulp Fiction. En fin, nos hace ilusión estar aquí, en la Meca del cine, todo recuerda a una película.

Lo primero que hacemos tras dejar el equipaje es dirigirnos directamente a la playa donde se juntaron The Doors, una de nuestras bandas de rock favoritas. Las playas de Los Ángeles son lo mejor, enormes, limpias y con unos paseos marítimos muy bien cuidados. Las casas a pie de playa son bajitas, parecen lujosos apartamentos de grandes ventanales mirando al mar.

Sentirnos allí, en la playa donde Jim Morrison recitó Moonlight Drive a Ray Manzarek, ambos compañeros de universidad, nos pone los pelos de punta. Nos gusta imaginar que en una de estos apartamentos vivía Morrison y que en alguna de estas casas empezaron los ensayos juntos para crear un imperecedero grupo de canciones dignas de figurar en el olimpo de los dioses.

La playa de Venice Beach es famosa por ser punto de encuentro de cientos de freaks, y cualquiera que la visite se dará cuenta que es verdad, pero tiene un ambiente festivo muy agradable, con todo tipo de gente mezclada; dicen que al ponerse el sol no es muy aconsejable quedarse por allí, por eso quisimos verla de día y realmente nos encantó. Comimos un taco mexicano en una terraza mientras escuchábamos a un guitarrista tocar flamenco, nacido en Barcelona. Tenía también su toque circense, pues hacía unos aullidos lobeznos de vez en cuando, para acompañar el sonido de su guitarra. Allí sentados, a setenta y cinco grados Fahrenheit y saboreando una cerveza, éramos las personas más felices del mundo.

…. En la próxima entrega el último capitulo.

2 comentarios to “Venice Beach, LA”

  1. las fotos si que me recuerdan a Florida, salvo el comentario de la gente: aqui estan llenas de jubilaos y snowbirds. Miami es otra historia, eso si


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: