Mundo Linóleo
Desde Cricklewood para todo el planeta

Siempre Colorado

Durante toda nuestra estancia en el Oeste de Nebraska hemos tenido la suerte de tener cerca el Estado de Colorado. Esta zona donde estamos viviendo es principalmente un área rural, poco poblada. Aunque tenemos varios sitios turísticos nebraskeños que poder visitar, como Scottsbluff, el Chimney Rock o Carhenge, no hay mucho más donde rascar. Así que siempre que hemos tenido ocasión nos hemos acercado al estado vecino y así poder disfrutar de sus muchas atracciones.

Ya en otras ocasiones hemos hablado de Boulder y Fort Collins (la ciudad ideal para vivir), ciudades universitarias con un gran ambiente en la calle, con una estupenda oferta de música en directo, galerías de arte y atracciones de montaña para todos los gustos. A veces hemos leído en internet, o amigos nuestros se han encontrado con profesores visitantes, que no les gusta Denver, o su estancia en Aspen, por poner unos ejemplos. Cuando uno oye comentarios como estos (y teniendo en cuenta que cada uno es un mundo), dan ganas de traerles de las orejas hasta aquí y que se pasen unos mesecitos en esta pradera. En fin siempre habrá circustacias para todos los gustos, pero no ver lo estupendo que es Colorado merece una pequeña reprimenda.

A finales del mes de marzo fuimos  a visitar unos pueblos que tienen mucho encanto. Primero nos acercamos hasta Golden, a pocas millas de Denver. Principalmente íbamos para visitar la fábrica de cerveza Coors. Aquí también hay una importante universidad de minas, ya que la región es rica en yacimientos, de oro, carbón y piedras preciosas.

La fabrica Coors da entradas gratuitas para hacer un tour por sus instalaciones. En un parking habilitado para los turistas, un autobús te recoge y te lleva hasta la puerta de la fábrica. Una vez dentro uno puede contemplar el proceso de elaboración de la cerveza y lo que es mejor degustar tres cervezas al final del recorrido. Eso sí, llevaros un bocadillo porque te puedes pillar un buen puntillo si vas por la mañana y con el estomago vacío.

También fuimos a ver la tumba de Buffalo Bill, que junto con un pequeño museo dedicado al famoso cazador y circense, esta situada en plenas Montañas Rocosas a pocas millas de Golden, en un paraje de paisaje espectacular y que el mismo Cody eligió para descansar eternamente debido a su gran belleza.

En la próxima entrada al blog seguiremos contando nuestra última excursión al estado centenario.

2 comentarios to “Siempre Colorado”

  1. Siempre me ha gustado la historia de Buffalo Bill, he visto la película un montón de veces, qué caracter, qué personaje. Me encantaría poder ir a ver su tumba.

    Saludos,
    Agur.

    Iñaki.

    • A mi también me gusta mucho, sobre todo tras estar por estas tierras por las que él anduvo. Estuvímos en su casa de North Platte en Nebraska, en su tumba en Colorado, ahora nos falta ir al famoso Cody en Wyoming.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: