Mundo Linóleo
Desde Cricklewood para todo el planeta

Rumbo a Florida

El día 25 de mayo terminaba el colegio, sin apenas tiempo para hacer la maleta partíamos al día siguiente para Florida en busca de unas merecidas mini vacaciones. Íbamos a pasar cinco noches en el Sunshine State. Pese a que el tiempo ya era mejor en Sioux City, no había mejor manera para entrar de lleno en un adelantado verano, en forma de recompensa a diez largos e intensos meses vividos en el noroeste de Iowa.

Por primera vez en tres años íbamos a tener un pequeño incidente en el aeropuerto, que logramos subsanar in extremis. Al comprar los billetes no caí que había poco tiempo en la conexión en Dallas. Omaha es un aeropuerto pequeño, muchas veces cuando empiezan los retrasos por la mañana la cosa empieza a ir chunga para el resto del día. Al llegar a coger el avión teníamos un retraso de 30 minutos, lo que haría que llegáramos al siguiente vuelo cuando ya se había iniciado el embarque.

Pensábamos que no lo lograríamos. Por teléfono y en el aeropuerto, la compañía no nos cambiaba el vuelo para el mismo día, había habido tornados en Texas y les estaba costando horrores ubicar pasajeros de muchos vuelos cancelados. Nos daban un vuelo para dos días mas tarde, con lo cual se nos jodían las vacaciones. La única opción era coger ese avión retrasado y rezar para que en solo 15 minutos llegáramos al otro embarque.

El piloto debió pisar el acelerador porque llegamos justo a tiempo para cruzar a la carrera el aeropuerto de Dallas, que es enorme, con la ayuda del metro y las piernas. Casi echamos el corazón por la boca. No somos muy deportistas nosotros, pero lo logramos, éramos los dos últimos pasajeros antes de cerrar las puertas, de hecho hasta nos estaban esperando, supongo porque tienen los horarios de los vuelos enlazados. Sentados en ese avión hacia Fort Lauderdale, ya más relajados, sentimos que estábamos por fin de vacaciones y que habíamos superado una prueba para contar a nuestros nietos.

Al llegar a Miami, pillamos el coche de alquiler y pusimos rumbo a nuestro primer Motel en Florida. Llegamos ya tarde, palmeras, descapotables, y una gran piscina nos recibían en una calurosa y húmeda noche. Decidimos ir a comer algo, pero por los alrededores no había ya nada abierto. Preguntamos a la del hotel y nos dijo que un Wendy’s estaba a cerca, la preguntamos si se podía ir andando y nos dijo que si.

No nos gusta ir de fast food, pero era la única opción. Llegamos andando y estaba cerrado para el público en la sala, solo funcionaba el drive thru. Sin coche decidimos ponernos a la cola, detrás de los automóviles dos personas a pie en una curiosa estampa en la media noche. Llegamos al panel de pedir y no nos respondían. Yo pensaba, “si la ventana está abierta, qué más dará, le pedimos y nos lo da por ahí”, pero no, no había respuesta al otro lado, nos acercamos a la puerta a preguntar a un muchacho que estaba barriendo y nos hace un gesto con las manos desde dentro como si condujera. Vamos que son cuadriculados, hay que ir en coche para que te den su comida a esas horas.

Nos reímos del incidente, y nos vamos a una gasolinera que había al lado, nos compramos allí unas latas de sardinas, pan y salchichas que nos comemos en la habitación, la primera cena en Florida es de lo más original… mañana empezará lo bueno, hoy conseguimos llegar.

6 comentarios to “Rumbo a Florida”

  1. no hay nada como un buen picnic improvisado! a toper sardiner y salchichauer!!! jajaja🙂

  2. Jajajajajajaja… yo hice lo mismo en un McDonalds en Indiana. No había nada abierto a eso de las 2.00am. y como ví que ponía 24h. allí me fuí con el camión para descubrir que solo servían por el drive-tru.
    Como el camión no entra en el drive-tru, aparqué y me fuí a pata a la ventanilla.
    Se acercó el tipo, y con toda la cortesía me dijo que era por motivos de seguridad, que con el coche grababan el número de matrícula y era más fácil seguir el rastro en caso de robo, etc…
    Le contesté que muy bien, que le dejaba la pasta en la ventana y que me lo dejase ahí y luego ya me acercaba yo, pero no coló… de vuelta al camión de vacío.

    En fín, de todas las experiencias aprende uno.

    Que disfrutéis de éstos días en Florida.

    Un saludo.

  3. Me anoto éso, si no hay coche, no hay drive thru jajaja
    Las cosas en USA están hechas para lo que están hechas y punto.

    A disfrutar del excelente clima de Miami… y de sus monumentos🙂

  4. Nada, la próxima vez a simular que conducís, así en plan Tricicle y to´palante


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: