Mundo Linóleo
Desde Cricklewood para todo el planeta

Cayo Hueso

Los dos últimos días en Florida los gastamos disfrutando de la visita a Cayo Hueso (Key West en inglés) y regresando a Miami para darnos un baño de despedida en South Beach.

Key West es la isla más poblada de los Cayos, famosa por ser el punto más al sur de los Estados Unidos y por haber tenido ilustres residentes a lo largo de su historia como Ernest Hemingway o el presidente Truman.

Fue en su día refugio de piratas, parte del imperio español y un importante lugar para el comercio y la pesca en la zona. Hoy en día, además de estar dedicada casi en su totalidad al turismo, aún sigue siendo sede de un destacado puerto militar de la US Navy. Se le conoce como el Gibraltar del Caribe por su privilegiada posición estratégica.

En un tiempo inaccesible, incluso se llegó a separar de los Estados Unidos bajo el nombre  “The Conch Republic”, después de la construcción de la carretera de los cayos recibe miles de visitas de todo el mundo. Han respetando su arquitectura original, con casas de madera, de colores y de estilo colonial, lo que le da un encanto especial. Pero su bullicio en el centro, lleno de bares y de tiendas de souvenir, además de los elevados precios, hacen que uno piense que ahora es un sacacuartos.

Key West es el punto más cercano a Cuba de los Estados Unidos, tan solo 90 millas la separan de la Isla caribeña. Es de obligada visita hacerse una foto en el monumento que recuerda que estás en el punto más al sur de Estados Unidos y muy cerca de Cuba. Hay incluso que hacer cola para poder inmortalizar el momento.

Los herederos de Hemingway sacan una buena tajada por la visita a la casa que el escritor tenía en la isla, pero una vez has llegado hasta aquí merece la pena aguantar el sablazo y entrar a ver su refugio isleño. En un bonito conjunto de edificios se guardan algunas de sus pertenencias, incluida la maquina de escribir con la que se supone hizo el 70% de sus obras. Pero lo más curioso es ver a los descendientes de sus gatos, que tienen la particularidad de tener manos con seis dedos. Los mininos campan a sus anchas por la casa, incluso se suben a dormir a lo que era su cama. Tienen hasta su propia fuente en el patio y su cementerio gatuno.

No nos quedamos a ver sus famosos atardeceres, pues prefiero ver un atardecer a solas que rodeado de cientos de turistas y saltimbanquis por en medio. Así que después de comer pusimos rumbo al Hotel y a contemplar la puesta de sol desde el Seven Mile Bridge.

About these ads

2 comentarios to “Cayo Hueso”

  1. Tu post me ha traído muy buenos recuerdos de Cayo Hueso. Me encantaron las casas, creo que debí hacer doscientas fotos.¿Probaste el pastel de lima? Yo solo estuve un fin de semana, pero era lo que siempre pedía de postre…


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 372 seguidores

%d personas les gusta esto: