Mundo Linóleo
Desde Cricklewood para todo el planeta

London Calling

Mi primera visita a Londres como turista fue en 1991, como parte de un ínter raíl que hice con una amiga de la universidad. Nos alojamos en un Bed and Breakfast de Earls Court, y como cosa curiosa de aquella vez he de decir que salimos en la tele, durante la emisión del programa musical Rap Rap Rápido.

Fuimos al Marquee a ver a The Joshua Trio, una banda de humor que versioneaba a su manera a U2 con gran sentido de la ironía. U2 acababa de sacar Achtung Baby y el ácido grupo hacía parodia de los u2 de aquel momento. Esto llamó la atención del programa de música nacional y fue a grabar su actuación y voilá, allí entre los asistentes estábamos nosotros, que fuimos filmados en un plano secuencia de izquierda a derecha. Pero lo que es más curioso aún, es que estando ya en Madrid en un bar, nos vimos por la tele por sorpresa, lo cual fue alucinante. Como repetían el programa, lo pudimos grabar y todo, aunque ya ni sé donde anda aquella cinta de vhs.

Años después, durante el verano de 1998, cuando Francia se proclamó campeona del mundo de fútbol, Noelia y yo vivimos en Londres. Éramos estudiantes, que como otros muchos, íbamos a disfrutar de una gran experiencia cosmopolita, intentar aprender algo más de inglés y trabajar en lo que se podía para pagarnos la estancia. De aquel lejano ya verano quedaron muy buenos recuerdos de esta ciudad, que hoy reviven con ilusión.

Londres es pues ya una vieja conocida. También volvimos en 2007 de vacaciones, a recordar los lugares ya vividos y a hacernos un freak tour tras los pasos de las localizaciones de la película Quadrophenia de los Who, que nos llevó desde Shepherd’s Bush hasta Brighton.

Si hace trece años me dicen que iba a volver para vivir otra vez aquí ni me lo hubiese podido imaginar, pero el destino es así, y aquí estamos otra vez.

Como Londres siempre tiene algo nuevo por hacer, tuvo que ser el pasado mes de julio cuando disfrutamos por primera vez de un paseo en barco por el Támesis. Aprovechando la visita que hicimos a Greenwich, cogimos un ferry de los “baratos” que nos llevaba hasta casi el parlamento, y la verdad es que nos encantó.

Además, curiosamente fue el primer dia de sol y de calor que hizo en julio lo que ayudó a que salieran unas fotos muy chulas. También te puedes coger un barco más lento y más caro, pero con el ferry te da tiempo de sobra a ver las cosas y a disfrutar un montón. Seguro que repetiremos viaje por el río, pues merece mucho la pena.

4 comentarios to “London Calling”

  1. Mola. Mogollón.

  2. Ya ves, en Londres siempre hay mazo de cosas nuevas que hacer y que ver, por muchas veces que ya hayas estado. Por cierto, yo hice dos viajes de esos por el río, y es verdad que son la hostia, y valen mucho la pena.

    A seguir bien!!!! 😉

  3. Nueva época en tu vida. London y el viejo continente europeo. Suerte y al toro.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: