Mundo Linóleo
Desde Cricklewood para todo el planeta

Resumen veraniego

La vida va pasando y desde que volvimos del Screamin’, totalmente flipados de la fantástica semana que habíamos pasado, han ocurrido unas cuantas cosas. A finales de julio finalizamos nuestro primer año como docentes en Londres. Aquí el curso escolar acaba tardísimo, y es debido a que meten más semanas de vacaciones entre medias. A mi éste método no me gusta, porque las semanas de vacaciones espaciadas durante el curso duran un suspiro y sin embargo se hace pesadísimo tener que seguir yendo a currar en el mes de julio, que estás ya hasta las narices de colegio y de los niños. De todos modos, pese a esto y a unos inicios duros por la adaptación al nuevo entorno, la valoración de la experiencia ha sido positiva en líneas generales, y de hecho aquí seguimos, empezando nuestro segundo año británico.

Después del cole volvimos a España para ver a la familia y amigos. Por primera vez en cuatro años pudimos disfrutar de nuestra propia casa, ya que en los años anteriores la habíamos tenido alquilada. Aprovechamos para hacer algunos arreglos y estrenarme como pintor de brocha gorda, con la estimable ayuda del maestro Julius Magnificus, mi hermano.

Como todos los veranos estuvimos una semana en Martínez, Ávila, escapando del calor y de la ciudad. Allí cambié la brocha gorda por los pinceles y me entretuve completando los murales americanos que había empezado el verano anterior en la casa de los abuelos de Noelia. Me lo paso pipa haciéndolos, y aproveché la ocasión para también plagiar un par de obras de Mondrian y Banksi, me sentía como aquel escritor en la película ” Amanece que no es poco” que se ponía a escribir y le salía la obra de William Faulkner. Además de la pintura, también matamos el tiempo en dar algún que otro paseo por el campo, y practicar deportes gañanes como el lanzamiento de pata de jamón serrano.

Otra de las cosas buenas que tiene la vida campestre es lo bien que se come, reconozco que me puse morado, de lomo, jamón, cochinillo asado, pan de pueblo, etc, tanto que al llegar a Madrid la báscula se llevó un buen susto, y muy a mi pesar, porque me encanta el buen comer, y por motivos principalmente de salud, empecé una dieta que aún sigo y que de momento va muy bien, ya he conseguido bajar una talla de pantalón.

A finales de agosto volvimos a Londres, y aquí estamos, esperando ya que llegue una de esas semanas de vacaciones que hay durante el curso escolar, aquí las llaman half term holidays, que aprovecharemos para irnos a visitar la mágica ciudad de Ámsterdam.

Anuncios

4 comentarios to “Resumen veraniego”

  1. Gracias por tu crónica veraniega. Lo de las semanas de vacaciones entre medias del curso me imagino que te pasa lo que a mi cuando hay un festivo en mitad de la semana, que arrancar parar y arrancar me jode un montón, y ahora resuelveme una duda, el lanzamiento de jamón es antes o después de comerselo, porque claro no es lo mismo.
    Fuerte abrazo y beso para Noe

    • Gracias a ti por escribir Alberto. Algo así es como te imaginas. Es antes de comerlo, el que más lejos lo lanzara se lo quedaba, estaría un poco golpeado, no gané pues subestime los brazacos del arao y lo brutos que son los lugareños.

  2. Lloramos de risa con lo de los deportes gañanes… pero eso no fue nada comparado con cuando vimos la foto. Claro, así te va, después tienes codo de tenista. No se puede ser tan profesional


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: