Mundo Linóleo
Desde Cricklewood para todo el planeta

Ámsterdam-Utrecht

Nos habíamos quedado el pasado año en el blog por las calles de Amsterdam, allí estuvimos algunos día más, hizo un poco de frío pero no fue impedimento para disfrutar de la ciudad. Una mañana nos montamos en uno de esos barcos que te dan una vuelta por los canales, y la verdad es que esta muy bien, pues no sólo nos sirvió para dar una tregua a las piernas, sino que se ve la ciudad desde otro punto de vista muy curioso, y además te van contando cosas de la historia de Ámsterdam muy interesantes. Son atracciones muy turísticas, es verdad, pero son agradables. Hay varias compañías que prestan el servicio cerca de la estación de tren, elegimos la menos cara y disfrutamos de una hora de recorrido por los canales.

Botes

Desde el barco

Otra mañana fuimos a ver la colección de cuadros de Van Gogh, que esta vez se encontraban desplazados al Hermitage, debido a que el museo Van Gogh estaba cerrado por reformas. Nos refugiamos en el museo durante una mañana lluviosa y salimos encantados de disfrutar del característico estilo del loco del pelo rojo.

Hermitage

Otro de los lugares imprescindibles que ir a visitar es la casa museo de Ana Frank. Pese a la larga espera en la cola, con un frío que pela, mereció la pena. Se te encoge el corazón en aquellas paredes de la casa de atrás. Como dijo Otto, el padre de Ana Frank, sirve para que no se olvide la historia y para luchar contra el racismo y la xenofobia. Entrar en la habitación de Ana y ver las fotos de artistas pegadas en la pared, que ella usó para decorarla y hacer su encierro más llevadero, pone los pelos de punta. O contemplar el mapa que el padre de Ana Frank puso en la pared de la sala principal, para ir marcando los avances de los aliados después del desembarco de Normandía, y ver que por muy poco no llegaron a tiempo para liberarles de su escondite, da bastante rabia. Lamentablemente un chivatazo hizo que fueran descubiertos después de más de dos años allí encerrados, sólo el padre de Ana Frank sobrevivió a los campos de concentración.

Anne Frank Haus

Como tuvimos días de sobra para estar en Holanda, decidimos ir el sábado a visitar Utrecht que esta a media hora en tren desde Ámsterdam. Es una ciudad más pequeña y menos visitada por los turistas, pero que merece mucho la pena, con un casco viejo muy coqueto y muy agradable de pasear.

Utrecht

Pasamos unas hora por allí e incluso pudimos disfrutar de un ensayo de concierto dentro de la Catedral, que sonaba de maravilla debido a la acústica característica de las catedrales. Después de comer y tomarnos un café, regado por un licor local a modo de carajillo, nos volvimos a Ámsterdam con una buena sensación de Utrecht. Si vas a Ámsterdam y tienes tiempo no dudes en ir a visitarla.

Anuncios

Ninguna respuesta to “Ámsterdam-Utrecht”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: