Mundo Linóleo
Desde Cricklewood para todo el planeta

Regreso a Denver

El día 12 de gosto de 2008, llegué sólo por primera vez al aeropuerto de Denver desde Londres, allí me esperaba Noelia que había llegado unas semanas antes que yo. La embajada americana en Madrid tardó en darme el visado porque tenían que verificar mis datos más detenidamente al coincidir mis apellidos con algún penado. Nos robaron la emocionante llegada juntos a nuestra gran aventura americana por un estúpido papeleo. Casi seis años después, el 7 de abril de 2014, por fin pudimos hacer juntos ese trayecto a Denver desde Londres, pero ésta vez con la cabeza llena de recuerdos y emociones vividas en los tres años que duró nuestra vida en los Estados Unidos.

El aeropuerto de internacional de Denver es muy especial para nosotros, desde allí hicimos un montón de viajes por todo Estados Unidos, además de los regresos veraniegos a España y haber ido a recoger allí a familiares y amigos. Cuando estás aterrizando divisas las grandes llanuras, con todas esas formas geométricas de los campos de maíz, el viento suele siempre azotar un poco el avión al bajar, y al llegar desde Europa hay una preciosa luz del atardecer, al girar para tomar tierra ves el imponente perfil de las montañas rocosas, todo un espectáculo nada más llegar.

Denver

Estábamos en una nube, muy emocionados, al bajarnos del avión y por los pasillos de camino a la aduana, siempre te recibe una música de ambiente de las tribus indias y grandes fotos de nativos americanos, por los ventanales se divisan los rascacielos de Denver, al fondo las montañas rocosas, aún con sus picos nevados, la luz del ocaso, la música, los recuerdos apelotonados, hicieron que se nos escapara una lagrimilla de emoción.

Welcome to Denver

Pasar la frontera de EEUU siempre es un poco estresante, aunque seas la persona más pacifica del mundo, siempre te sientes tratado como un posible enemigo publico, estás con la mosca detrás de la oreja para aguantar el interrogatorio de los agentes de aduanas, ésta vez todo fue tranquilo, veníamos de vacaciones, billete de ida y vuelta, nada que declarar, felices vacaciones.

Motel 8 Denver

Era ya de noche, cogimos el coche de alquiler y fuimos raudos a nuestro Motel 8 de siempre. Todo parecía un déjà vu. Nuestro viaje de reencuentro acababa de comenzar.

Ninguna respuesta to “Regreso a Denver”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: